Cartas del lector

Hace unos días me llegó una carta maravillosa que quiero compartir con ustedes.

¡Hola! Katy, he leído con gusto tus ensayos. Te confieso que sé casi nada sobre literatura juvenil. Mis lecturas al respecto son escasas. Entre ellas recuerdo unas de Verne, de Hesse, y poco más. Si bien no me desagradaron tampoco me impactaron. Quizá las leí a una edad inapropiada. Hace no mucho me he interesado por la literatura juvenil. Y ante este reciente interés y tus ensayos (sobre todo la interpretación acerca de Los invictos, de Faulkner) tengo varias dudas sobre lo que puede considerarse o no una novela juvenil, pues leí Filosofía del tocador, del Marqués de Sade, y siguiendo algunos de tus señalamientos −la edad del personaje central (Eugénie), la incapacidad de la madre de ésta para entender el nuevo rumbo de su hija, las aventuras (en este caso sexuales), la iniciación al mundo de los adultos−  se podría afirmar que este relato entra en la categoría de novela juvenil o, por lo menos, así podría entenderse. Aquí la pregunta central: ¿Filosofía del tocador es adecuada para jóvenes?

Su contenido sexual resulta transgresor; pero esto forma parte de la experiencia literaria. El objetivo no consiste en “pervertir” a la juventud sino mostrar varias sendas y dimensiones de la existencia humana, útiles para el desarrollo de la sensibilidad. Y creo que si la literatura no sirve para ello, entonces sirve de poco. Como contraargumento puede adelantar: quien lee novelas de crímenes no se convierte necesariamente en un asesino y, en la misma línea, la violencia no necesita de la lectura para llevarse a cabo.

Una de las inquietudes más grandes en la juventud es el despertar sexual. Y en lo que menos se educa en México es, entre otras cosas, en la sexualidad. Filosofía del tocador es un libro pedagógico, pese a que no compartamos sus valores. El Marqués [de Sade], considerando su sarcasmo e ironía, no sólo da una lección sexual a su manera −criticando las prohibiciones de la legalidad y el cristianismo como la sodomía y la reproducción, respectivamente− sino también nos ofrece un auténtico curso de educación filosófica y política. Sade no sólo se anticipó a Hegel en sus premisas fundamentales y, por lo tanto, a varios de los postulados de la modernidad, sino también nos muestra otros derroteros inteligentes de ir a contracorriente de la autoridad.

Filosofía del tocador es un desafío para comprender una visión crítica del mundo y la existencia. Y es ahí donde creo en la importancia de este texto, independientemente si cumple o no con los parámetros canónicos impulsados por grupos de poder, cuyos intereses suelen ser opuestos a la educación.

A menudo la literatura trata fundamentalmente de la trasmisión de valores ético-morales. Nuestra posible incomodidad ante esta obra del Marqués para la juventud estriba en nuestros prejuicios más que en otra cuestión. A mí mismo me cuesta trabajo pensar en quién acompañará esta lectura para los jóvenes: promotores de lectura, profesores, educados en los valores criticados por Sade.

¿Tú qué piensas de todo esto?

Disculpa por extenderme demasiado. ¡Felicidades por tu labor!

Rodrigo

Estas “cartas del lector”, como las he llamado, me emocionan mucho. No sólo porque son inteligentes y abren la discusión en torno a la literatura y a los lectores, sino también porque eso me demuestra que no estoy hablando sola. Y encontrar lectores es, probablemente, lo más divertido de escribir. O, más bien, lo más divertido de publicar textos.

Trataré de responder a esta carta de la mejor manera posible, ya que me encuentro frente a un problema considerable: no he leído Filosofía del tocador (también traducido como Filosofía en el tocador, título con el que me referiré a la obra en adelante), por lo que no puedo responder con total seguridad si es una novela para jóvenes o no. Y como no puedo responder con total seguridad, prefiero no responder esa pregunta en absoluto.

Sin embargo, esta carta es un pretexto para abordar otro tema que ha estado dando vueltas en mi cabeza (y por eso, es muy probable que saque a relucir el mismo tema más de una vez): la iniciación. Específicamente, la iniciación de los niños o adolescentes al mundo de los adultos. De hecho, me parece que muchas novelas que no nacieron como novelas juveniles, sino que fueron usadas así por el público lector (finalmente, el uso hace la norma) hablan de algún tipo de iniciación o bien, del descubrimiento de lo desconocido. Pienso en las novelas que menciona Rodrigo, como las de Verne o Demian de Herman Hesse, pero también en Los viajes de Gulliver, Grandes esperanzas o en la poco conocida novela (al menos en el mundo hispanohablante) Un mago de Terramar, de Ursula K. Le Guin.

Por lo que comenta Rodrigo sobre Filosofía en el tocador (y por lo que yo misma he podido investigar), la obra trata sobre una chica virgen, Eugenia, que acaba de salir del convento, y es iniciada por un grupo de personas en las artes del libertinaje. Al final, Eugenia, ya pervertida, demuestra ser una alumna excepcional en estas artes. Entonces, imagino, pero bien puedo estar equivocada, que Eugenia aprende sobre libertinaje pero también descubre otros aspectos acerca de ella misma. Asumo que eso puede estar relacionado con que la obra muestre “varias sendas y dimensiones de la existencia humana, útiles para el desarrollo de la sensibilidad”, como dice Rodrigo. También me imagino la puerta del tocador abriéndose frente a Eugenia, y a la chica contemplando con fascinación todo lo que hay allí. Justamente así me imagino la iniciación de la adolescencia a la adultez, y también de la niñez a la adolescencia: como una puerta que se abre para descubrirnos los secretos de ese otro mundo.

Fotograma de “Ocho y medio”, escrita y dirigida por Federico Fellini (1963).

De hecho (y espero que puedan disculpar la digresión), de pequeña yo veía un programa que me fascinaba: Los secretos de la magia al fin revelados, conducido por “el mago enmascarado” que revelaba los mecanismos detrás de trucos de magia. Naturalmente, ocultaba su identidad por respeto a la comunidad de magos: siempre usaba su máscara negra con extrañas rayas blancas, como imitando la cara de un tigre, y nunca hablaba. Todo el programa era narrado en voz off.

De la misma forma me imagino a los adultos iniciadores de niños o adolescentes. ¿No es verdad que los adultos tienen la apariencia de guardar Grandes Secretos de la Vida? ¿No es verdad que, cuando niños, tenemos la sensación de que los Adultos saben cosas terribles que tarde o temprano, cuando seamos lo suficientemente mayores como para tomar café sin leche, nos revelarán? Y al final, tal como sucede en Los secretos de la magia al fin revelados, descubrimos que los mecanismos que hacen posible “la magia” son bastante simples; de hecho, parecen tinglados que pudo idear cualquiera.

Digamos que los secretos de la adultez al fin revelados son cosas tan nimias como aprender a usar un cajero automático, pagar impuestos (el tan temido Servicio de Administración Tributaria se ha convertido, al menos en México, en un símbolo de la Adultez), sacar una tarjeta de crédito, hacer labores domésticas, llamar al banco para pedir una aclaración de cargos no reconocidos (y, en su caso, cancelar esa tarjeta y sacar una nueva)… Una vez que nos enfrentamos con todas esas situaciones, la puerta se abre o bien, se descorre la cortina, y descubrimos los “secretos” que hacen posible la “magia” que ya no es magia, sino un proceso como cualquier otro.

Sin embargo, puedo pensar en algo supuestamente propio del mundo adulto, tan propio, que quizá por eso se resguarda con tanto celo de los niños: la sexualidad. En la entrada anterior, dedicada a la revista Fuera [de] Margen, hablé un poco del fotolibro ¡A ver! y de cómo me parecía que su asepsia ocultaba lo que realmente es el sexo: especialmente porque las escenas que se retratan suceden en un ambiente anónimo, como es casi imposible que ocurran en la vida real. Esto, por supuesto, es una forma de ocultar que el sexo constituye el juego de los adultos.

Pero el sexo, además de un juego de adultos (lo llamo juego por la dosis que tiene de sugerencia y revelación, de estira y afloja, de ambigüedad, de misterio que debe ser resuelto), es también un secreto, un secreto que se nos revela, comúnmente, en la pubertad o la adolescencia, como en el caso de Eugenia, la protagonista de Filosofía en el tocador. Aunque, por lo que he podido investigar, a Eugenia no se le revela la sexualidad como un secreto, sino como una lección, como una educación.[1] Y es que, en cierto sentido, la sexualidad es una habilidad para saber vivir la vida, independientemente de si nuestra intención es reproducirnos. Entonces, en ese sentido, ¿cómo educar a los adolescentes en materia sexual? ¿Cómo hacerlo a través de la literatura? ¿Deberíamos enseñarles sobre sexo a través de la literatura? ¿Es adecuado un acercamiento perverso al sexo, como el que se maneja en Filosofía en el tocador? En ese caso, ¿cómo guiarlo? Cuando, finalmente, los adolescentes descubran el mundo de la sexualidad, ¿qué descubrirán acerca de ellos mismos? ¿Será algo Perverso y Horrible? ¿Es por eso que los adultos se empeñan tanto en hablar de abejas y flores o de “semillitas”?

En principio, estoy en contra de la condescendencia y de la infantilización en la literatura para niños y jóvenes, por lo que creo que no debemos enseñar sino mostrar. A eso me refiero cuando digo que tal o cual obra es honesta: un libro es honesto cuando se cree su propio mundo, cuando sigue sus propias reglas y cuando nos hace creer que sólo quiere contarnos una historia. Esto es, cuando el libro no elabora por completo su propio significado, sino que le deja parte del trabajo al lector, es decir, sus fines son puramente estéticos. En cambio, cuando el fin de algún texto es pedagógico, se pierde toda la magia porque no vemos el truco, sino su explicación.

Por eso creo que muchos padres confían en libros pedagógicos (los llamados “libros para”; para aprender a ir al baño, para la hora de la cena, para comer verduras, etc.): porque piensan que les ahorran todas las preguntas incómodas que tendrían que enfrentar si, en cambio, les dieran a sus hijos libros que hablaran de esos mismos temas de una forma poética. Ahora que lo pienso, es como si los adultos también tuvieran sus propios secretos no revelados, su propia puerta cerrada, porque ellos, ciertamente, tampoco lo saben todo, pero no están listos para aceptar eso, y mucho menos delante de sus hijos.

El que los padres exploren, junto con sus hijos, preguntas suscitadas por una lectura, no me parece condescendiente. O al menos, no es condescendiente en la medida en que el propio padre reconozca los límites de lo que no sabe, porque entonces la lectura se convierte en una oportunidad para que padres e hijos reflexionen juntos. Y ese, al final, es el propósito de toda buena literatura.

Para concluir, sé que no he contestado la pregunta principal de la carta; al contrario, considero que he divagado bastante. Aun así, espero que esta entrada sirva para abrir otros inesperados diálogos que son, como ya dije, lo que más me emociona de publicar lo que pienso.

¿Tienes alguna duda, comentario, reclamo o sugerencia?

Escríbeme a: katy.escalante93@gmail.com

O, si deseas escribirme de manera anónima, hazlo a través de Curious Cat:

https://curiouscat.me/kati_katinaa


[1] Probablemente la única diferencia que haya entre secretos y lecciones escolares es que a menudo éstas carecen de expectativa. La frase “¿te digo un secreto?” ya lleva en sí misma el misterio y quizá es el secreto mismo: cuando el secreto se revela, deja de ser secreto. En cambio, la lección escolar, aunque a menudo eche mano de este tipo de mecanismos para generar interés, se nos presenta simplemente así, sin que nadie lo solicite.

Si esto es una carta: Mentira de Care Santos

Intenté escribir un ensayo sobre la novela Mentira de Care Santos, pero en su lugar me salieron muchas preguntas hechas en voz alta.

Conocí a Care Santos (me gusta decir que “conocí” a un autor como si en verdad lo hubiera visto en persona cuando en realidad me refiero a conocerlo a través de sus textos) en España, cuando estuve haciendo una estancia en la fantástica biblioteca de LIJ del Cepli; allí tomé prestado El anillo de Irina, una novela cuya trama tejía magistralmente una historia de amor entre adolescentes (que después, siendo adultos, se reencuentran) con la literatura rusa del siglo XIX. Por ello me reconforté cuando, dos años después, leí Mentira, otra novela de la autora que combina la relación de dos adolescentes (pero tal vez no tan romántica como la de El anillo…) con El guardián entre el centeno, la famosa novela de J. D. Salinger.

Volver a encontrarte con el estilo de un autor es como regresar a casa; o, más bien, como ver a un viejo amigo después de mucho tiempo de no hablar. Y es que yo había olvidado el estilo de Care Santos; elegí leer su libro para desempalagarme y salir un poco del mundo de A Wizard of Earthsea de Ursula K. Le Guin, el libro que estaba leyendo antes (¡espero escribir sobre la fantástica Ursula pronto!), pero cuando empecé Mentira y advertí todas las referencias hacia la novela de Salinger, y cómo ésta da pie al inicio de la relación entre Xenia y Marcelo, me sentí como en casa y (tal vez sobra decirlo) me enganché.

Xenia toma prestado de la biblioteca El guardián entre el centeno y decide participar en un foro de internet donde los usuarios discuten la novela. Allí conoce a Marcelo, un admirador apasionado de Salinger, de Holden Caulfield y de El guardián… Los dos jóvenes inician una amistad por e-mail; no obstante, Xenia, una chica muy joven e impaciente, se obsesiona con Marcelo, averigua dónde trabaja y va a buscarlo, pero, cuando lo encuentra, descubre que la han estado engañando: Marcelo no sabe nada de ningún foro de internet, de ningún Salinger y de ningún Holden. Xenia, enojada, le escribe un e-mail a quien se hace pasar por Marcelo y éste le confiesa que en realidad se llama Éric, que tiene dieciocho años y que le escribe desde un centro de menores en donde está recluido por haber asesinado a una chica de quince años cuando él tenía catorce.

En la “Nota a los lectores” que está al final de la novela, como un epílogo, Care Santos dice que “Las novelas son, a menudo, una respuesta” (p. 247); en este caso, Mentira es una respuesta al caso real del asesinato de Marta Villanueva ocurrido en enero de 2009. Pero, más allá de eso, imagino que Mentira es una respuesta (pero una respuesta plagada de preguntas) al problema de los criminales adolescentes.

Al principio de la novela se presentan algunas estadísticas sobre crímenes perpetrados por adolescentes de entre 14 y 17 años en España. Los crímenes que cometen estos chicos son, principalmente, robos (“en 12 meses hubo más de 18,000 delitos cometidos por menores de edad. Los más frecuentes fueron los robos […] En total, 9,782 robos” [Santos, 2015, p. 7]), pero también se habla de homicidios; específicamente, en un año, hubo tres asesinos de 14 años.

Asumo (porque en la introducción donde se muestran las estadísticas anteriores no se menciona directamente) que esos datos corresponden al año 2014 o 2015 en España, porque Mentira se publicó en 2015. Ahora veamos estadísticas más actuales. En una nota de El País del 27 de enero de 2018 se asegura que “cada vez hay menos menores delincuentes”. Por ejemplo, en esa misma nota se señala que en 2016 hubo 5,138 robos cometidos por menores de entre 14 y 17 años, en contraste con los 9,782 robos de años anteriores (presumiblemente, 2014). No se registra ningún homicidio perpetrado por adolescentes en 2016. Sin embargo, encontré esta nota acerca del asesinato de dos ancianos de 87 años cometido por dos adolescentes de 14 años y uno de 16 en enero de 2018 en Bilbao. No encontré estadísticas más actuales sobre asesinos adolescentes.

Fotograma de “Tenemos que hablar de Kevin”, escrita por Lynne Ramsay y Rory Stewart Kinnear (basada en la novela de Lionel Shriver) y dirigida por Lynne Ramsay (2012).

¿Qué nos debería preocupar de todos esos números? ¿Qué preguntas deberíamos estar haciendo sobre este problema? Sobre todo: ¿qué preguntas plantea Mentira? Quizá, para contestar esto último, tendríamos que observar la voz del narrador, de los dos narradores. Si bien al principio es Xenia la narradora y vemos, a través de sus ojos, lo injusto que es su mundo (sus papás la regañan constantemente por pasar mucho tiempo en internet sin contemplar los peligros de éste), luego nos enfrentamos con el cuaderno de Éric, que es en realidad una carta que el muchacho le hace llegar a Xenia para explicarle por qué le mintió al principio de su amistad y también para contarle su historia.

Cuando leí la carta de Éric, donde el chico relataba que su madre era una prostituta y su padre, un camionero que apenas convivía con él, comencé a preguntarme qué tanto conocemos a los criminales adolescentes. ¿No deberíamos analizar su entorno y sus relaciones familiares para prevenir este tipo de delitos? Éric, según lo relata en su larga carta, siempre se sintió solo y marginado excepto por su primo Ben, quien lo defiende y le enseña a sobrevivir en las calles; incluso, Éric dice que sin Ben no hubiera podido llegar a ser mayor.

Algo de Mentira que resonó mucho en mi cabeza fue el contraste entre el mundo de Xenia y el de Éric. Como ya dije, al principio Xenia se queja de cosas que a ella le parecen sumamente injustas, como el hecho de que sus padres le prohíban usar la computadora y el internet por mucho rato o que esperen que saque buenas calificaciones. Pero luego está el mundo de Éric, quien prácticamente no tiene familia, come enlatados casi todo el tiempo, se siente solo y asume el estigma que la sociedad le pone, el de un criminal adolescente. ¿Estamos siempre viviendo en un mundo como el de Xenia, ignorando la existencia de los jóvenes delincuentes maltratados por el Estado y la sociedad? ¿Deberíamos preocuparnos más? Y, en tal caso, ¿qué podríamos hacer? ¿Ocuparnos de proporcionarles una buena educación a los niños y jóvenes? ¿Procurar que su vida tenga sentido para que no se vean en la necesidad de unirse a grupos criminales, como es el caso de los niños sicarios en México?

¿Cómo hacer que la vida de alguien (o aun la propia) tenga sentido? En el caso de Éric, su vida gana algo de sentido con el feliz descubrimiento y la lectura de El guardián entre el centeno, al grado de que el muchacho relaciona la trama de esa novela con su propia vida. Los lectores de Salinger recordarán que Holden siempre está preocupado por saber qué hacen los patos cuando el lago se congela; pues bien, hacia el final de Mentira, Xenia piensa:

Tal vez Ben lo había previsto todo. Alguien tiene que pensar dónde se refugiarán los patos cuando en invierno se hiele el estanque, ¿no? Hay que cuidar de las personas que quieres. Hay que prever en qué sitio seguro pueden esconderse mientras llega de nuevo el buen tiempo. ¿Dónde van los patos en invierno, cuando el lago se congela? A algún lugar seguro y confortable. No sufras por ellos, Holden. Volverán en cuanto llegue la primavera.

Santos, 2015, p. 243.

Ahora que lo pienso, tanto en el mundo de Xenia como en el de Éric (pero quizá esto valga más para el mundo de Éric), El guardián entre el centeno hace las veces de cuento de hadas o de fábula que les enseña a los muchachos que, a pesar de las aparentes dificultades, siempre se puede salir adelante: aunque el lago se congele, podemos prevenirnos del frío o volar hacia un lugar más cálido; aunque la sociedad crea que Éric es un criminal adolescente, un asesino, siempre se puede luchar para que se conozca la verdad y también para recuperar el norte, el sentido de la propia vida (en este caso, a través de la literatura).

Creo que ésa es una de las respuestas más valiosas que da Mentira al problema de la delincuencia juvenil: a pesar de todo, podemos salir de nuestros problemas. Y hacer esto es posible con un por qué, un motivo que se vuelve nuestra brújula personal, la cual nos indica hacia dónde ir (como en los cuentos de hadas, cuando los personajes se perdían en medio de un bosque oscuro lo único que les quedaba por hacer era seguir caminando hasta encontrar soluciones). En este caso, Éric se agarra fuertemente a Holden Caulfield, quien, como un buen guardián entre el centeno, impide que el muchacho español se arroje al precipicio. Aunque nosotros no seamos delincuentes juveniles, es cierto que a veces perdemos el rumbo y no está mal volver a encontrarlo de vez en cuando en las cosas que amamos.

Para preguntar en la librería:

Mentira

Care Santos

Barcelona, Edebé, 2015.

¿Escribió William Faulkner una novela juvenil?

Primera parte. ¿Qué es una novela juvenil?

De pronto suelo leer libros que mueven cosas dentro de mí. Esta vez leí Los invictos, una novela de William Faulkner dirigida, aparentemente, al público joven.

Dice Marina Colasanti (2004) que el público joven es difícil de identificar porque el rango de edad no está tan claramente definido como el del público infantil. Pero algo que me parece más interesante es el otro concepto que introduce la autora sobre la literatura juvenil: “el de un lector joven no por edad o crecimiento, sino en relación con su propio proceso de lectura” (p. 15). Es decir, entonces, que un adulto puede ser un lector joven según lo que haya leído (y yo me atrevería a sugerir, también, que un lector es joven de acuerdo a cómo haya realizado sus lecturas) a lo largo de su vida.

Es natural pasar por un proceso de maduración lectora. Yo recuerdo haber madurado en mi comprensión y sensibilidad lectoras hasta que entré a la universidad, pero aun ahora me siento como una niña pequeña cuando leo a ciertos grandes autores, como Shakespeare, cuyas obras puedo leer comprendiendo todas las palabras pero con una sensación de que algo esencial se me escapa. Por supuesto, “los libros difíciles tienen la piedad de mostrarnos cuánto nos falta” (Guillermo Martínez, citado en Andruetto, 2016, p. 87).

Lo mismo me sucede con William Faulkner; por eso me sorprendí cuando encontré su novela Los invictos editada como literatura juvenil, en una vieja edición de la colección Club Joven Bruguera. Así que decidí “poner de cabeza” ese libro y preguntarme: ¿escribió William Faulkner una novela juvenil? A primera vista, podría decirse que no. Es decir, no creo que la intención inicial del autor de El ruido y la furia haya sido escribir con el escurridizo público joven en mente; más bien, la presentación de Los invictos como novela juvenil parece una decisión editorial, pero ¿es una buena decisión? Vamos a ver.

Los invictos se sitúa en el siglo XIX estadounidense, en plena Guerra de Secesión, y cuenta parte de la historia de la familia Sartoris (contada ya en Sartoris, publicada antes que Los invictos). Esta historia es narrada por Bayard, el hijo del general John Sartoris. Bayard tiene quince años cuando empieza la novela y veinticuatro cuando finaliza, igual que Ringo, su mejor amigo, quien es también un esclavo negro de la hacienda de su familia. A pesar de ello, Bayard y Ringo se crían como si fueran hermanos y son muy unidos, al menos durante la primera mitad de Los invictos.

Entonces, ¿qué hay en Los invictos que pueda ser de interés para los jóvenes? Dos cosas muy evidentes: la edad (o quizá podríamos decir las edades) de Bayard y de Ringo y la amistad entre éstos cuando son adolescentes. Típicamente, se piensa que las novelas juveniles tienen como característica principal el ser protagonizadas por personajes de la misma edad del público al que se dirigen. Además, otras novelas consideradas juveniles presentan una amistad muy fuerte entre dos o más personajes (Tom Sawyer, por ejemplo), ya que es en la adolescencia cuando empezamos a relacionarnos con personas o grupos de personas para tener cierto sentido de pertenencia o para, como también dice Marina Colasanti, construir una tribu con símbolos y lenguajes propios.

El maestro Pedro Cerrillo (2015) señala otras características de la literatura dirigida a los jóvenes, por ejemplo, “los personajes adultos intervinientes suelen tener dificultades o sufrir problemas; complicidad con los más desfavorecidos; […] y una cierta preferencia por las aventuras, la fantasía y el amor” (p. 215). Es notable la ausencia, la vacilación y, hasta cierto punto, la ineptitud de algunos adultos de Los invictos, sobre todo de Yaya, la abuela materna de Bayard, quien, aunque al principio de la novela esconde a su nieto y a Ringo de los generales del ejército cuando parece que los chicos le han disparado a un soldado, hacia el final de la novela tiene muchas dudas sobre la compra y venta de mulas que realiza ilegalmente, asesorada por Ringo. Sin embargo, quizá la ausencia más notable sea la de John Sartoris, el padre de Bayard, quien se encuentra luchando en el bando de los confederados y aparece muy pocas veces en la novela. Además, cuando aparece es sólo para confrontar a los chicos sobre su valentía en la guerra o bien, para exigirles cosas que no van de acuerdo con su edad.

La empatía con los más desfavorecidos es evidente en la relación entre Ringo, un chico negro, y Bayard, un chico blanco, hijo de un militar; esta relación se encuentra enmarcada, por si fuera poco, en la Guerra de Secesión de los Estados Unidos. No obstante, a lo largo de la narración, ambos muchachos parecen estar ajenos a estas supuestas diferencias étnicas y crecen como si fueran hermanos; incluso cuando Ringo dice que “ya no es negro” (es decir, que ya es libre) sigue luchando junto a la familia Sartoris y acompañándola en momentos difíciles.

Por último, las preferencias por las aventuras también se notan en Los invictos, esta novela dirigida, accidentalmente, a los jóvenes. Como he dicho, Bayard y Ringo son muy jóvenes al inicio de la novela y, aun así, corren “aventuras” durante la guerra. Esas aventuras son, por ejemplo, intentar matar a un soldado o, en el caso de Bayard, vengar al asesino de Yaya y al de su padre. Pero no sólo eso, sino también apropiarse de mulas (a veces, de las propias mulas del ejército) para revenderlas y así, poder volver a construir la casa de la familia, que fue quemada por los esclavos negros. Son significativos estos pensamientos de Bayard, que ilustran las fronteras borrosas entre una etapa de la vida y otra:

Hay un límite para lo que un muchacho puede aceptar y asimilar; no para lo que puede creer, porque un muchacho puede creer cualquier cosa si se le da tiempo, sino para lo que puede aceptar, un límite en el tiempo, en ese mismo tiempo en que alimenta la fe en lo increíble. Y yo seguía siendo un niño en el instante en que mi caballo y el de padre pasaron por encima de la colina y parecieron dejar de galopar, y flotar, colgar suspendidos en una sola dimensión sin tiempo, mientras padre sujetaba por las riendas a mi caballo con una mano y oía al animal medio ciego de Ringo irrumpiendo y tropezando entre los árboles a nuestra derecha y a Ringo chillando […]

Faulkner, 1981, p. 140

Cuando estaba investigando para esta entrada, me pregunté si Los invictos habría sido editada como novela juvenil en años más recientes (el ejemplar que yo leí, de la colección Club Joven Bruguera, es de 1981) y, aunque no encontré un ejemplar más moderno editado como tal, sí encontré algunas portadas que presentan esta novela de Faulkner como novela de aventuras e, incluso, como novela de vaqueros; son ejemplos de ello la edición de Random House, de 1975, y la de Luis de Caralt de 1956.

Los invictos, editada por Luis de Caralt y por Random House, respectivamente.

La editorial Edaf publicó Los invictos en 2011, sin embargo, en esa edición no observé ninguna marca que indicara que la novela estaba dirigida al público joven o adolescente. Ello sugiere que quizá esta obra ya no se lee con el mismo sentido crítico; tal vez ya no se considera Los invictos como novela juvenil, como sí la consideraba en 1981 la editorial Bruguera, e incluso Random House y la editorial Luis de Caralt en años muy anteriores a la década de los 80.

Entonces, ¿ya no creemos que sea adecuado que los jóvenes lean Los invictos? A pesar de las características de novela juvenil que encontramos en esta obra, hay que señalar que William Faulkner no sacrifica su estilo pensando en lectores quizá inexpertos, pues, al igual que en sus otras obras El ruido y la furia o Mientras agonizo, en Los invictos hay figuras como monólogo interior y elipsis, la cual suele utilizar el autor cuando ocurren hechos importantes o dramáticos, como la muerte de un personaje o cuando un personaje se encuentra ante una encrucijada. A ello se suma el contexto histórico en el que se desarrolla la novela, la Guerra de Secesión, que no todos los lectores conocen. Considerando lo anterior, podríamos pensar que la lectura de Los invictos puede resultar difícil para un lector joven o adolescente, pero ¿es verdaderamente así? ¿No hay posibilidades para un adolescente que quiera acercarse a William Faulkner? Intentaré responder esta pregunta en la siguiente entrada.

Para preguntar en la librería:

Los invictos

William Faulkner (texto) & Blanca López (ilustraciones)

Barcelona, Bruguera, 1981.

Y para el lector curioso:

Andruetto, M. T. (2016). La lectura, otra revolución. México: Fondo de Cultura Económica.

Cerrillo, P. (2015). Sobre la literatura juvenil. Verba Hispanica, 23(1), 211-228.

Colasanti, M. (2004). Una edad a flor de piel. México: Conaculta.